HISTORIA DE COCA-COLA. Mitos, leyendas y curiosidades sobre el refresco más conocido del mundo
LIBRO 16
IKE EISENHOWER
La afición del General Eisenhower por la Coca-Cola se refleja en una anécdota muy celebrada por la compañía.
Después de cenar opíparamente en un restaurante, le preguntaron si deseaba algo más.
- "Alguien podría traerme una Coca-Cola ?", preguntó.
Tras beberse rápidamente el refresco, el general dijo si podía hacer un nuevo pedido.
Le contestaron que pidiese lo que quisiera, como no...
- "Otra Coca-Cola, por favor".

"...pensaréis que vuestro hijo ha tenido la cabeza demasiado tiempo al sol, pero hace dos días caminamos 16 km. para comprar un cajón de Coca-Cola y luego lo cargamos otros 16 km. para regresar a la compañía. Jamás podríais imaginar lo bien que sabía..."
Soldado Allan Davidson, a sus padres. Normandía, 1944.

Otto Dietrich, jefe de prensa de los nazis, declaró en 1942 que "los americanos no habían dado otra cosa a la civilización que no fuera la goma de mascar y la Coca-Cola". ¿Porque contamos esta "media verdad"?. Por lo que a continuación relatamos.
Coca-Cola siempre ha presumido de que su producto es considerado un producto local en cualquier lugar que uno vaya. La anécdota que vamos a explicar está en directa relación con la expresada por Otto Dietrich.
En los primeros meses de 1945 un grupo de prisioneros de guerra alemanes, recelosos y muy asustados, desembarcaron en Hoboken, New York. Cuando uno de ellos señaló un letrero de Coca-Cola en un edificio próximo, los demás empezaron a gesticular y conversar entre ellos. Desconcertado, el soldado que los vigilaba les llamó al orden, pidiendo una explicación de lo que sucedía a un soldado que hablaba inglés.
- "Estamos sorprendidos... - le contó el prisionero alemán - de que ustedes tengan Coca-Cola también aquí ". Ellos pensaban que el refresco era un producto alemán, tal era el grado de aceptación del refresco incluso en plena guerra.
Una vez más se demostraba que los dirigentes nazis sólo entendían lo que a ellos les interesaba.

Las emisiones de radio del Imperio japonés proclamaban que "con Coca-Cola hemos importado los gérmenes del mal de la sociedad americana". No muchos años después, Japón será el mayor consumidor del refresco en el continente asiático.

"...consumir esta bebida es como tener el hogar cerca de nosotros; es una de esas pequeñas cosas que realmente cuentan..."
Soldado Jimmy Woon. Sicilia, 1994.
sabías que... en 1943, un soldado americano destinado en Italia recibió de su familia dos botellas de Coca-Cola. En vez de bebérselas decidió subastarlas para obras benéficas y a 25c. el número consiguió 4.000$.
LIBRO 16