HISTORIA DE COCA-COLA. Mitos, leyendas y curiosidades sobre el refresco más conocido del mundo
LIBRO 26
LA PUBLICIDAD
En toda la historia de Coca-Cola, pocos, muy pocos, han sido los que han sabido realmente la composición de la fórmula secreta del refresco. Lógicamente John Pemberton, su inventor, Asa Candler, segundo propietario y después su hijo, tercer presidente, por supuesto Woodruff, además de los tres o cuatro químicos de la compañía son los únicos mortales que han sabido en realidad los secretos del ingrediente 7X.
Roberto Goizueta, presidente de Coca-Cola hasta su fallecimiento en octubre de 1997, también conocía la fórmula ya que él, antes que presidente, fue unos de los químicos que conocían la composición del secreto mejor guardado del mundo.

En plena carrera electoral por la presidencia de los Estados Unidos, en 1974, Jimmy Carter contrató los servicios del especialista de la compañía en temas publicitarios para reforzar su imagen en la recta final.

En 1978 Coca-Cola logra el contrato con la China comunista para el embotellado del refresco, sólo unos días antes de que los EE.UU. normalizaran sus relaciones con esa nación y a pesar de que Mao Zedong, en su Libro Rojo calificara a Coca-Cola como "el narcótico de los lazarillos del capitalismo revanchista".

A pesar de que Pepsi tenía la exclusiva en la URSS, Coca-Cola se las ingenió para vender su producto en acontecimientos especiales. Así, la compañía consiguió el contrato en exclusiva para la Olimpiada de Moscú en 1980, por las que pagó 10 millones de $.

Otro gran anuncio salvaría los malos resultados obtenidos en estos años. John Greene, uno de los mejores jugadores de fútbol americano interpretaba a un jugador de los Pittsburgh Steeler que lesionado se dirigía a los vestuarios.
En el camino, un pequeño admirador le ofrece un trago de su botella de Coca-Cola... y nace el slogan "Tome una Coca-Cola... y una sonrisa".
El corto film se tuvo que repetir hasta 18 ocasiones, pues el pequeño, verdadero admirador del jugador, se equivocaba en las frases del guión, por lo que el bueno de Greene tuvo que beberse 18 botellas de Coca-Cola, vomitó a la sexta, pero acabó sonriendo. Después de este verdadero esfuerzo, el director utilizó la primera toma.
Este anuncio, que años después inspiraría una película para la televisión, fue reconocido otra vez, incluso por Pepsi, como el anuncio comercial perfecto.

Y es que, si de publicidad hablamos, casi toda la que se realiza ahora "bebe" de la fuente de Coca-Cola, que, aunque no haya sido su inventora, se puede decir que ha creado un standart y la ha elevado al género de lo sublime.
sabías que... en un día normal en los EE.UU., 66 millones de personas toman Coca-Cola. El cliente con mayor volumen de ventas de Coca-Cola es el Varsity Restaurant de Atlanta, en el estado de Georgia. Sirve 3 millones de consumiciones al año.
LIBRO 26