HISTORIA DE COCA-COLA. Mitos, leyendas y curiosidades sobre el refresco más conocido del mundo
LIBRO 36
SLOGANS
Jack Schofield, ingeniero británico, asegura en unas pruebas realizadas hace unos años, que una cantidad determinada de Coca-Cola, mezclada con el combustible habitual, contribuye a prolongar en 4 veces la vida de un motor de combustión por gasolina.
Estas pruebas consiguieron producir un 20% más de potencia, reduciendo el consumo de aceite. Además se apreció una reducción del 30% en el desgaste de motor, así como una importante disminución del calentamiento del motor. De todas maneras, el bueno de Jack, no aconseja hacer estas pruebas sin control ya que un exceso de mezcla destrozaría el motor completamente.
O sea que no lo intentéis por si acaso.

En alguna ocasión habréis oído, sobre toda en personas que no le agrada la Coca-Cola, que si se introduce un pedazo de carne en un recipiente con Coca-Cola, aquella desaparece "comida" por la bebida. Pues bien... es cierto... así como también es cierto que si ese mismo trozo de carne lo mezcláis con agua con gas, naranjada o limonada con gas... también desaparecerá. El motivo es el gas carbónico que contienen todas las bebidas gasificadas y embotelladas, por lo que el problema no sólo es de Coca-Cola sino de todas las bebidas con gas.

* Nota: En EE.UU., las madres con bebes que no les gusta la leche, la mezclan con Coca-Cola... y sin problemas... Además es muy buena. Pruébalo... te gustará.


Estos son algunos slogans utilizados por Coca-Cola en sus campañas publicitarias:
- La bebida más refrescante del mundo
- La pausa que refresca
- Coca-Cola... tan buena
- Coca-Cola refresca mejor
- La mejor elección.
- Siempre Coca-Cola
- Coca-Cola es así...
- Todo va mejor con Coca-Cola
- Beba Coca-Cola
- Coca-Cola... sensación de vivir
- Deliciosa y Refrescante
- Buena hasta el último sorbo
- Una Coca-Cola y una sonrisa
- Vive la sensación
- Signo de buen gusto
- Coca-Cola ayuda a vivir
- La chispa de la vida
sabías que... Coca-Cola dispone de 1.145 plantas embotelladoras en todo el mundo.
LIBRO 36