HISTORIA DE COCA-COLA. Mitos, leyendas y curiosidades sobre el refresco más conocido del mundo
LIBRO 08
EL JEFE
El único motivo por el que Robert Woodruff accedió a la dirección de la compañía fue el poder recuperar una inversión de 3.500 acciones que había adquirido en 1922. Indudablemente las recuperó... se mantuvo como presidente durante 60 años.
Woodruff no pagaba grandes sueldos a sus empleados, aunque siempre obsequiaba oportunas bonificaciones. Se dice, que en su vejez, el multimillonario empresario se colocaba de cuclillas delante de una máquina expendedora de refrescos en cualquier estación de servicio del país y contaba la cantidad de chapas para saber cuál era el porcentaje que correspondía a la compañía (como el Tío Gilito vaya !!!).

"El Jefe", como le conocían sus empleados, fue el que introdujo el tono cortés y modesto que aún perdura en casi todos los hombres de Coca-Cola.

La publicidad en esa época era sugerente, intentándose una ligera aproximación al atractivo sexual. Las "vírgenes de Atlanta", como se conocían a las modelos de Coca-Cola, eran siempre veinteañeras, morenas más que rubias, exuberantes pero contenidas. Eran muy, muy atractivas sexualmente de "cintura para arriba", ofrecían la taza sin la miel. En una ocasión se le preguntó a Woodruff porqué siempre utilizaba a jóvenes con una edad rondando los 20 años. El Jefe, con un aire mesiánico y con un gran cigarro en la boca contestó: " Amigo... los veinte para una mujer es la edad a la que toda mujer quiere llegar... y a la que todas quieren volver. Que mejor vanidad para ellas enseñarles lo que pueden ser o recordarles lo que siempre fueron".

En 1929 se acuñó una frase célebre: "LA PAUSA QUE REFRESCA".
El primer anuncio de neón se construyó en 1929 en la Times Square de New York, bajo cuyo rótulo pasan diariamente más de un millón de personas. En 1923, Coca-Cola se vendía en cada uno de los bares no alcohólicos de los EE.UU. y según las normas de la compañía debía servirse a 0°, con hielo picado, en un vaso de Coca-Cola de forma acampanada y con la marca que indicaba el justo nivel de jarabe. Las botellas aún no eran populares... Había que esperar...

La primera vez que Coca-Cola cruzó el Atlántico con fines comerciales fue a bordo del dirigible alemán Graf Zeppelin.
sabías que... una botella en la que se pudiera contener toda la Coca-Cola que se ha fabricado hasta ahora alcanzaría una altura de casi 3.200 metros y una anchura de más de 2.400 metros. Una persona proporcional a dicha botella sería un gigante de más de 27.000 metros de altura y pesaría unos 320 millones de toneladas.
LIBRO 08